El Senador McCain, vinculado con el surgimiento de la primavera árabe y el Estado Islámico

018o1pol-1

Revelación estrujante: el senador John McCain, verdadero califa del Estado Islámico yihadista
El connotado investigador francés Thierry Meyssan, director de Réseau Voltaire,lanzó una temeraria bomba informativa que ha provocado muchos tremblores en el mundo, al revelar que el senador John McCain es el verdadero califa del Estado Islámico (EI) que asola el Medio Oriente, además de ser el controlador del califa falso Abu Bakar Al-Baghdadi .

No es la primera vez que Thierry Meyssan lanza misiles letales: autor del libro La terrible impostura, que desnuda la superchería del montaje hollywoodense del 11-S, lo que le valió ser perseguido por la CIA y lo obligó al ostracismo forzado en Líbano y Siria, donde lo he entrevistado en varias ocasiones.

El activista político y periodista francés Thierry Meyssan devela que tuvo acceso hace más de tres años a un informe de inteligencia en el que se indicaba que “el 4 de febrero de 2011, la OTAN organizó en El Cairo una reunión presidida por McCain para iniciar la primavera árabe en Libia y Siria”, entre quienes se encontraba en forma oficiosa el «filósofo» sionista Bernard-Henri Lévy, por parte de Francia.

Ahora se entiende en retrospectiva la razón por la cual los desinformativos multimedia israelí-anglosajones dieron tanto vuelo a laprimavera árabe, que acabó en»invierno árabe», aprovechando, a mi juicio, las hambrunas provocadas por el alza artificial de los alimentos en África del norte (ver mi libro: Las revoluciones árabes en curso: el detonador alimentario global.

Thierry Meyssan expone un documento oficial de la embajada de Qatar en Trípoli que “confirma el envío de mil 800 extremistas islámicos mercenarios entrenados en Libia para combatir en Siria”, penetrando por la frontera turca.

¿Habrá tenido algo que ver en el asesinato del embajador de Estados Unidos, que «extrañamente» se encontraba en Bengasi, desde donde salieron muníficas cantidades de armamento para Al Qaeda y Al Nusra en Siria?

La revelación de Thierry Meyssan trascendió al primer nivel geoestratégico al haber sido reportada por el ya célebre portal RussiaToday,de lectura imprescindible para contrastar la desinformación israelí-anglosajona. “El politólogo francés Thierry Meyssan describe un lado oculto (¡supersic!) de la política de Estados Unidos y revela el papel del senador John McCain durante el inicio de la primavera árabe, así como su relación con una milicia del EI”. ¡Superuf!

Resulta que uno de los «encuentros clave de McCain tuvo lugar en Siria en mayo de 2013», que realizó en «forma ilegal», y donde tuvo «reuniones con terroristas buscados por Estados Unidos (¡supersic!)» y aporta las impactantes fotos donde el senador estadunidense –a mi juicio, «el primer califa»–, se reúne con su instrumento:»el segundo califa», AbuBakr Al-Baghdadi, además de Salim Idriss, miembro del Ejército Libre (sic) de Siria.

Thierry Meyssan rememora que «el segundo califa» había sido descrito por la revista Time y el rotativo galo Le Monde como el «hombre más peligroso del mundo», o el «nuevo Osama bin Laden», sin contar que forma parte de la «lista de los terroristas más buscados por Estados Unidos», por quien la «justicia estadunidense ofrece una recompensa de 10 millones de dólares». ¡Otro montaje hollywoodense para activar la decadente política exterior de aquel país y sus burdos cuentos texanos de Las mil y una noches!

Un mes antes de su encuentro con McCain, «AbuBakr Al-Baghdadi»(alias Ibrahim al-Badri) había creado el EIen Iraq y el Levante, «aún siendo miembro de lo que Washington consideraba como la parte moderada (¡supersic!) del Ejército Libre de Siria».

A juicio del politólogo francés, «en el terreno no había ninguna diferencia entre el Ejército Libre de Siria, el Frente Al Nusra o el EI». Todos esos»grupos armados con distintos nombres se componen de los mismos individuos (¡supersic!) y éstos cambian constantemente de bandera»; el EI representa «una nueva etapa en materia de mercenarismo», cuando «Estados Unidos trata de dividir a Irak en tres estados» y cuyo objetivo busca alcanzar usando al grupo yihadista, un actor no estatal”.

¿Los medievales yihadistas sunitas, nuevos condottieri medio-orientales, son producto del outsourcing de la privatización neoliberal de los ejércitos, como los mercenarios anglosajones de Blackwater, rebautizado dos veces como «Xe Services» (2009) y «Academi» (2011)?

Las transmutaciones terroristas apadrinadas por Estados Unidos/Gran Bretaña/Israel son también sicolingüísticas.

En similitud a mi tesis petrolera de la seudo ayuda humanitaria de Estados Unidos en Kurdistán, Thierry Meyssan fustiga que los recientes bombardeos de Estados Unidos no están destinados para destruir al EI, «sino a garantizar que los diferentes actores no se salgan del territorio que les ha sido asignado», cuando hasta ahora han sido»puramente simbólicos y sólo han destruido unos cuantos vehículos».

Thierry Meyssan señala que el califa supremo, McCain, es un alto funcionario del gobierno de Estados Unidos que preside el Instituto Republicano Internacional (rama de la NED/CIA): «agencia intergubernamental cuyo presupuesto es aprobado por el Congreso de Estados Unidos».

Recuerda que en nombre de la»democracia», el supremo califa»McCain preparó el fallido golpe de Estado contra el presidente de Venezuela, Hugo Chávez; la destitución de Jean-Bertrand Aristide en Haití, y el derrocamiento del presidente ucranio Viktor Yanukovich». ¿Dónde quedan los financiamientos espurios del megaespeculador George Soros?

Gulf Daily News, rotativo de Bahrein en el golfo Pérsico, asevera que el califa Al-Baghdadi fue»entrenado por el Mossad», según revelación de Edward Snowden, anterior empleado de la NSA, quien asevera que los servicios secretos tripartitas de Estados Unidos/GB/Israel»trabajaron conjuntamente para crear el nuevo califato sunita del siglo XXI»: una «organización terrorista que es capaz de atraer a todos los extremistas del mundo en un solo lugar mediante la estrategia del nido de avispas», diseñada “para proteger a la entidad sionista creando lemas religiosos e islámicos”.

En forma pertinente, Thierry Meyssan juzga la nota de Bahrein como pura desinformación para confundir a los neófitos, cuando Snowden no se ha pronunciado al respecto. ¿Será?

El senador John Sidney McCain III, del Partido Republicano y fallido candidato presidencial, representa uno de los lados más siniestros del belicismo estadunidense que opera como su «cañón suelto» (“loose canon”).

Al califa supremo no le afectó el superescándalo financiero de «Los 5 Keating», donde recibió lubricaciones pecuniarias para encubrir el fraude de Lincoln Savings & Loan, a un costo de 3 mil millones de dólares, que arruinó a 23 mil ahorradores.

Más allá tanto de su innegable linaje en la marina de Estados Unidos –con abuelo y padre almirantes de cuatro estrellas–, como de su cautiverio de seis años (prisionero de guerra en Vietnam), en el que es probable que haya sufrido maltrato sicológico, es muy perturbador el belicismo a ultranza del califa supremo McCain, nacido en la base militar del Canal de Panamá, cuyas obsesiones militares con bromas macabras –su famoso cántico de Vamos a bombardear Irán– han estado a punto de provocar una tercera guerra mundial.
Jornada; Bajo la Lupa 20.08.14
AlfredoJalife.com

Experto: «McCain, vinculado con el surgimiento de la primavera árabe y el Estado Islámico»

El politólogo francés Thierry Meyssan describe en un artículo un lado oculto de la política en EE.UU. y revela el papel del senador John McCain durante el inicio de la primavera árabe, así como su relación con una milicia del Estado Islámico.

En un extenso artículo publicado en el portal Voltaire, Meyssan asegura que Washington está detrás de aquellos individuos que ayer eran sus aliados y hoy se han convertido en sus enemigos.

Orquestando la primavera árabe en Libia y Siria
El periodista y activista político francés señala que tuvo acceso hace más de tres años a un informe donde se indicaba que el 4 de febrero de 2011 la OTAN organizó en El Cairo una reunión presidida por McCain para iniciar la primavera árabe en Libia y Siria.

Semanas más tarde, el senador republicano viajó a Líbano y, entre otros asuntos, encargó la supervisión de la introducción de armas en Siria.

«Las reuniones que presidió John McCain marcaron claramente el inicio de un plan que Washington había trazado hacía mucho tiempo y que preveía que el Reino Unido y Francia atacaran simultáneamente a Libia y Siria», recalca Meyssan.

Sin embargo, el politólogo señala que uno de los encuentros clave de McCain durante ese viaje tuvo lugar en Siria en mayo de 2013, saliendo a la luz pública cuando el político ya había regresado a EE.UU.

Reuniones con terroristas buscados por EE.UU.
El viaje a Siria se hizo de forma ilegal, durante el cual el político estadounidense se reunió con los líderes de la llamada oposición armada, apunta Meyssan.

En las imágenes publicadas tras la reunión, el senador aparecía junto a Salim Idris (miembro del Ejército Libre de Siria) e Ibrahim bin Awad bin Ibrahim al Badri (actual califa del Estado Islámico). Precisamente este último ha sido descrito por la revista ‘Time’ y el periódico ‘Le Monde’ como el «hombre más peligroso del mundo» o el «nuevo Osama bin Laden», respectivamente.
Además, Ibrahim al-Badri, alias Abu Bakr al Baghdadi, es parte de la lista de los terroristas más buscados por EE.UU. y la Justicia estadounidense ofrece una recompensa de 10 millones de dólares a quien ofrezca datos que permitan localizar su paradero. Eso no es todo, agrega Meyssan.

Un mes antes de su encuentro con McCain, Ibrahim al-Badri, había creado el Estado Islámico en Irak y el Levante siendo todavía miembro de lo que Washington consideraba como la parte ‘moderada’ del Ejército Libre de Siria.

No obstante, prosigue Meyssan, en ninguna nación del mundo se permitiría jamás que «el líder de la oposición política en un país estuviese en contacto directo, amistoso y público con un peligroso terrorista buscado por la justicia nacional». Sin embargo, esto sí se permite en EE.UU.
Grupos armados con distintos nombres, pero integrados por los mismos individuos
«En el terreno no había ninguna diferencia entre el Ejército Libre Sirio, el Frente al Nusra o el Estado Islámico. Todas esas organizaciones se componen de los mismos individuos y estos cambian constantemente de bandera», asegura el periodista francés.

El Estado Islámico representa «una nueva etapa en materia de mercenarismo», subraya el autor del artículo, agregando que EE.UU. está tratando de dividir Irak en tres estados por lo cual actualmente busca alcanzar ese objetivo utilizando al grupo yihadista, que constituye «un actor no estatal».

Ante la reveladora información, resulta indudable preguntarse ¿qué representan los bombardeos que ha lanzado el Ejército estadounidense en Irak?

El objetivo de los mismos, según Meyssan, no es destruir el Estado Islámico, «sino garantizar que los diferentes actores no se salgan del territorio que se les ha sido asignado». «En todo caso, los bombardeos son, por el momento, puramente simbólicos y solo han destruido unos cuantos vehículos», afirma.
McCain, ¿rival o colaborador de Obama?
Meyssan sugiere que McCain no es el líder de la oposición política en EE.UU., sino un alto funcionario que trabaja para el Gobierno de ese país.

En su opinión, el Instituto Republicano Internacional que preside es en realidad una agencia intergubernamental cuyo presupuesto es aprobado por el Congreso de EE.UU.

Además, recuerda que en nombre de la ‘democracia’, McCain preparó el fallido golpe de Estado contra el expresidente Hugo Chávez en Venezuela, la destitución del presidente Jean-Bertrand Aristide en Haití y, recientemente, el derrocamiento del presidente ucraniano, Víktor Yanukovich.

(Fuente RT)

——

¿Quiénes son los miembros del «Emirato Islámico»?
Mientras la opinión pública occidental trata de nadar en un verdadero océano de información sobre la formación de una supuesta coalición internacional para la lucha contra el «Emirato Islámico», es este último el que va cambiando discretamente de forma. Sus principales jefes ya no son árabes sino georgianos y chinos. Para Thierry Meyssan, esta mutación demuestra que el objetivo a largo plazo de la OTAN es utilizar el «Emirato Islámico» en Rusia y China. Es por eso que esos dos países están obligados a intervenir desde ahora en contra de los yihadistas, antes de que estos vuelvan para sembrar el caos en sus países de origen.
El «Emirato Islámico» comenzó haciendo ostentación de su origen árabe. Esta organización surgió de «al-Qaeda en Irak», que no luchaba contra los invasores estadounidenses sino contra los chiitas iraquíes. Luego se convirtió en «Emirato Islámico en Irak» y posteriormente en «Emirato Islámico en Irak y el Levante» (EIIL). En octubre de 2007, las fuerzas terrestres de Estados Unidos ocuparon en Sinjar al menos 606 fichas de miembros extranjeros de esa organización, fichas que fueron cuidadosamente analizadas por expertos de la Academia Militar estadounidense de West Point.

Sin embargo, días después de la ocupación de la fichas, el emir al-Baghdadi declaró que su organización contaba solamente con 200 combatientes y que todos eran iraquíes. Esa mentira es comparable a las de las demás organizaciones terroristas que operan en Siria y que declaran que entre sus miembros sólo hay «algunos extranjeros», cuando el Ejército Árabe Sirio estima en al menos 250 000 el número de yihadistas extranjeros que han pasado por Siria en los 3 últimos años. En todo caso, el califa Ibrahim (nuevo nombre del emir al-Baghdadi) ahora reconoce que su organización se compone ampliamente de extranjeros y agrega que el territorio sirio ya no es para los sirios sino para “sus” yihadistas.

Según las fichas ocupadas en Sinjar, un 41% de los terroristas extranjeros miembros del «Emirato Islámico en Irak» ostentaban la nacionalidad saudita, un 18,8% eran libios y solamente un 8,2% eran sirios. Si relacionamos esas cifras con la población de cada uno de los países mencionados veremos que la población libia ha proporcionado 2 veces más combatientes que la de Arabia Saudita y 5 veces más que la de Siria.

En cuanto a los yihadistas sirios, aunque son originarios de diversas regiones de Siria, el 34,3% venían de Deir ez-Zor, ciudad que desde que el «Emirato Islámico» tuvo que retirarse de Raqqa, se convirtió en capital del Califato.

En Siria, la particularidad de Deir ez-Zor es que su población se compone mayoritariamente de árabes sunnitas organizados en tribus y de una minoría de kurdos y armenios. Y, hasta ahora, Estados Unidos sólo ha logrado destruir Estados como los de Afganistán, Irak y Libia, o sea en países cuya población está organizada en tribus. Pero ha fracasado en todos los demás países. Desde ese punto de vista, Deir ez-Zor en particular y el noreste de Siria en general pudieran ser potencialmente conquistados. Pero no sucede lo mismo con el resto de la República Árabe Siria, como ya se ve desde hace 3 años.

1-4839-2-85097
Bajo el nombre de Abu Omar al-Shishani, un sargento de la inteligencia militar georgiana, cuyo verdadero nombre es Tarkhan Batirashvili, se ha convertido en uno de los principales jefes del «Emirato Islámico».

Desde hace dos semanas, se ha iniciado una purga entre los oficiales provenientes del Magreb. Los tunecinos que tomaron el aeropuerto militar de Raqqa, el 25 de agosto de 2014, fueron arrestados por desobediencia, juzgados y ejecutados por orden de sus superiores. El «Emirato Islámico» tiene intenciones de restar protagonismo a sus combatientes árabes y promover a los chechenos amablemente puestos a su disposición por los servicios secretos georgianos.

1-4840-2-734dc
En el centro de la foto, Abu Anisah al-Khazakhi, el primer yihadista chino del «Emirato Islámico» muerto en combate, no era uigur sino kazajo.

Y ahora aparece un nuevo tipo de yihadistas: los yihadistas chinos. Desde junio de 2014, Estados Unidos y Turquía han introducido en el noreste de Siria cientos de yihadistas chinos traídos incluso con sus familias. Algunos se convierten de inmediato en oficiales. Se trata principalmente de miembros de la etnia uigur, o sea chinos de la República Popular China pero musulmanes sunnitas turcófonos.

Es por lo tanto evidente que, a largo plazo, el «Emirato Islámico» extenderá sus actividades a Rusia y China y que esos dos países son los blancos finales de sus acciones.

Así que seguramente seremos testigos de una nueva operación de propaganda de la OTAN: su aviación empujará a los yihadistas fuera de Irak pero los dejará instalarse en Deir ez-Zor. La CIA proporcionará dinero, armas, municiones y datos de inteligencia a los «revolucionarios moderados» (sic) del Ejército Sirio Libre (ESL), quienes cambiarán entonces de casaca para ser utilizados bajo la bandera del «Emirato Islámico», como ha venido sucediendo desde mayo de 2013.

McCain_et_l_ASL_mai_2013-5-9ddf2
John McCain se reúne con el estado mayor del Ejército Sirio Libre. Durante el encuentro conversa precisamente con Ibrahim al-Badri, el hoy autoproclamado califa Ibrahim. El hombre con gafas que aparece en la foto es el general Salim Idris.

En aquel momento, el senador estadounidense John McCain penetró ilegalmente en territorio sirio, donde se reunió con el estado mayor del ESL. Según puede verse en la foto tomada como prueba del encuentro, entre los miembros del estado mayor del Ejército Sirio Libre estaba en aquel momento un tal Abu Yussef, oficialmente buscado por el Departamento de Estado estadounidense bajo el nombre de Abu Du’a, quien en realidad no era otro que el actual califa Ibrahim. O sea, el mismo individuo era al mismo tiempo jefe moderado en el ESL y jefe extremista en el «Emirato Islámico».

Ya en posesión de esta información, cada cual podrá apreciar el verdadero valor del documento que el embajador sirio Bachar al-Jaafari presentó al Consejo de Seguridad de la ONU el 14 de julio de 2014. Se trata de una carta del 17 de enero de 2014 en la que el general Salim Idriss, comandante en jefe del ESL, escribe lo siguiente:

«Le informo por medio de la presente que las municiones enviadas por el estado mayor a los dirigentes de los consejos militares revolucionarios de la región este deben ser distribuidas, conforme a lo convenido, entregando 2 tercios a los jefes de guerra del Frente al-Nusra, y que el tercio restante se repartirá entre los militares y los elementos revolucionarios para la lucha contra las bandas del EIIL. Le agradeceremos que nos envíe los comprobantes de la entrega del conjunto de municiones, precisando las cantidades y características, debidamente firmados personalmente por los dirigentes y jefes de guerra, para que podamos transmitirlos a los socios turcos y franceses.»

En otras palabras, dos potencias miembros de la OTAN (Turquía y Francia) enviaron volúmenes de municiones y especificaban que dos tercios eran para el Frente al-Nusra (clasificado como miembro de al-Qaeda por el Consejo de Seguridad de la ONU) y que el otro tercio era para que el Ejército Sirio Libre luchara contra el «Emirato Islámico»… cuyo jefe era miembro del estado mayor del propio Ejército Sirio Libre.

La realidad es otra: el Ejército Sirio Libre desapareció del terreno y en realidad dos tercios de las municiones estaban destinadas a al-Qaeda mientras que el otro tercio era para el «Emirato Islámico».

Gracias a ese dispositivo, que podríamos llamar de “casaca reversible”, la OTAN podrá seguir lanzando contra Siria sus hordas de yihadistas mientras sigue afirmando que lucha contra ellos.

Pero cuando la OTAN haya extendido el caos a todo el mundo árabe, incluso en el territorio de su aliado saudita, enfilará el «Emirato Islámico» contra las dos grandes potencias en desarrollo, que son Rusia y China. Es por eso que esas dos potencias deberían intervenir desde ahora y acabar con el embrión de ejército privado que la OTAN está reuniendo y entrenando en el mundo árabe. De no hacerlo ahora, Moscú y Pekín pronto tendrán que enfrentarse a ese ejército de todas maneras… pero será en suelo ruso y chino.