Regalos del Pepe Stalin

_87974591_e6d79e3a-254b-4f48-8daf-a30225730e58

Cuando Japón se rinde después de Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945, Mao y el PCCH se preparan para la guerra civil contra el Kuomintang , una vez aceptada la rendición de las fuerzas de ocupación japonesa, capturadas y desarmadas.

Stalin y los estalinista opositores a Mao dentro del PCCH se oponía al desarrollo de una guerra civil y que el PCCH tomara el poder, los “rusos” planteaban algo así como un “frente y un gobierno de amplia coalición democrática “ con el Kuomintang. (*) Moscu ya no estaba interesado  que la revolución comunista triunfara en China , sino en mantener buena relaciones con los yanquis , con los cuales en la Conferencia  de Yalta se habían repartido el mundo en áreas de influencias, USA estaba muy preocupado por los avances del ejercito rojo de Mao , al que habían ayudado y provisto de armas e instructores militares durante la guerra contra Japón, pero terminada la guerra temía que una revolución en China podría “desestabilizar” toda la región.

Finalmente en 1949 PCCH vence a los ejércitos del Kuomintang y Mao toma el poder y funda la República Popular China que rápidamente entra en conflicto con USA y las potencias capitalistas.

Mao viaja a Moscu, por primera vez en su vida, en busca de ayuda , se dice que Stalin lo recibió muy fríamente , de hecho algunos biógrafos de Mao afirman que el Gran Timonel temía por su vida. Después de muchas reuniones y deliberaciones muy tensa, chinos y soviéticos llegaron a un acuerdo, que incluía ayuda militar , tecnológica , económica y asesoramiento de parte de la URSS a cambio China se avenía a entregar una parte de sus territorios septentrional.

Como regalo de buena voluntad Stalin dio a Mao la lista de todos sus “colaboradores”, “camaradas” “agentes” que militaban en el PCCH y en el ejercito.

Miles de ellos fueros inmediatamente fusilados y otros miles fueron enviados a la cárcel o a campo de trabajo forzado. No seria ni la primera ni la ultima vez que el stalinismo soltara la mano o traicionara a “camaradas” o aliados, cuando los interese del Partido o del Estado soviético así lo requiriera.

(*) “El 14 de agosto de 1945 la Unión Soviética dio un paso más. Negoció con el gobierno Chiang Kai-shek un Tratado de Amistad y Alianza Chino-soviética. Posteriormente Stalin aconsejó a los comunistas chinos que su insurrección ‘no tenía perspectiva’, por tanto deberían unirse al gobierno de Chiang y disolver su ejército. El mismo día que los nacionalistas concluían su tratado con la Unión Soviética, Chiang Kai-shek – ante la petición del general Hurley- invitó a Mao Tse-tung a visitar Chungking para mantener una conversación conjunta”. (Edward E. Rice. Mao’s Way)

Julio Cayo